jueves, 15 de mayo de 2008

15 de Mayo de 1658

Otro día más en la sala húmeda, la disección progresaba sin problemas. Los órganos de María (ahora conocía el nombre de la mujer) no presentaban anomalias. Los estudiantes de ese año habían tenido suerte, tendrían un buen modelo sobre el que aprender.

Ya era tarde, el decano supervisaba su trabajo, estaba admirado por la habilidad del chico, no era común ver unos cortes tan precisos y limpios en primeras disecciones. Acababa de examinar el hígado cuando recibió el aviso de que debía atender un parto.
Se volvió hacia su alumno, sólo quedaban ellos dos en la sala,

- Herrera, ¿le apetece asistir a un parto?

Llegaron al hospital, no había una, sino seis mujeres a punto de dar a luz. El doctor se abrochó la chaqueta del frac, se sacudió los hombros y tras indicar a Herrera que lo siguiera, entraron en la sala de partos.

- ¡Buenas tarde señoras! ¿Al gún dolor fuera de lo normal?

- Sí doctor! A mí! -gimió la más joven.

Con disimulo, Salvino se giró hacia Herrera y mientras le guiñaba un ojo cómplicemente, murmuró con una sonrisa: ¡primeriza!
Se giró de nuevo hacia las pacientes,

- Bien Beatriz, pues empecemos por usted. Veamos cómo va dilatando. -Se acercó y se disponía a introducir los dedos para el reconociemiento cuando exclamó- ¡Madre santísima! ¡Pero si la criatura ya asoma! ¡Aprisa Herrera vaya a buscar a la enfermera y traiga gasas y un barreño de agua!

El parto fue largo pero sin grandes complicaciones. Había sido varón y por su llanto parecía gozar de buena salud. Una hora más tarde, otra de las madres se puso de parto, esta vez, fue niña. El doctor terminó de examinar a las otras cuatro mujeres y predijo que todas alumbrarían en un margen de 3 días. Por comodidad, permanecerían en el hospital.

Una vez dicho esto, el doctor y Herrera se retiraron de la sala. Mientras el doctor Sierra se aclaraba las manos comentó a Herrera:

- Emocionantes los partos, ¿verdad? le llenan a uno de vida... pero cambiando de tema, ¿no le ha llegado un sobre con el informe del médico que trató a María?

- No... no ha llegado nada, Señor.

- Bien, quizá esté en el Departamento de Anatomía que es el que suele tramitar el traslado de cuerpos.